• Mar. Jul 23rd, 2024

Chivas Y Crónicas

"Chivas y Crónicas", el periódico virtual dirigido por Juan Carlos Giraldo Palomo, es un espacio dinámico y comprometido con la difusión de noticias relevantes y crónicas impactantes. Con un enfoque fresco y una mirada perspicaz, nuestro objetivo es informar y entretener a nuestra audiencia, ofreciendo una cobertura completa de los acontecimientos más destacados. Desde noticias de última hora hasta crónicas detalladas, "Chivas y Crónicas" te mantiene al tanto de todo lo que sucede en el mundo, con la pasión y el profesionalismo que nos caracterizan.

CRIMEN Del Fiscal Pecci: “Vacas” de Millones de US entre capos paraguayos y brasileños y un Falso Positivo contra un expresidente, las nuevas pistas.

A manos de investigadores judiciales colombianos y paraguayos ha llegado nueva información sobre el asesinato del fiscal paraguayo MARCELO PECCI, asesinado a tiros cuando disfrutaba con su esposa de unas vacaciones de “Luna de Miel” en Colombia, en las playas de Barú, Cartagena. Información que apunta a los verdaderos autores intelectuales del magnicidio, que estremeció a los dos países el 10 de mayo de 2022.

Aunque investigadores de Policía y Fiscalía colombianos lograron, en tiempo récord, reconstruir milimétricamente cómo se ejecutó el homicidio, detallando los movimientos de cada una de las fichas del plan criminal y se logró la captura de casi todos los sicarios, dos años después no ha sido posible establecer con certeza la autoría intelectual del magnicidio.

Pero información muy documentada, recientemente conocida por investigadores de Colombia y de Paraguay, apunta a una alianza criminal de capos mafiosos de Paraguay y de Brasil, quienes al parecer  hicieron una vaca (Colecta) multimillonaria para financiar el crimen de PECCI. Un plan que, además de garantizar que no dejara pistas sobre quiénes fueron los “Cerebros” del mortal ataque, a su vez desviara la responsabilidad del mismo hacia otras personas.

El fiscal Pecci murió sobre la playa

Lo que señala esta nueva pista investigativa, es que el plan criminal tuvo varias fases y cambio de roles, según las circunstancias y la dificultad para llevarlo a cabo. Por ejemplo, que primero se ideó para ser ejecutado en Paraguay, donde el fiscal PECI contaba con un esquema de seguridad muy fuerte. Segundo, la contratación de matones de otros países y, por último, la puesta en marcha de un “Falso Positivo Judicial” para enlodar a quienes, justamente, eran los enemigos de los capos interesados en la muerte del Fiscal. Uno de tales objetivos de enlodamiento, resultó ser el expresidente paraguayo, HORACIO CARTES, reconocido en su país por haber firmado varias extradiciones de los poderosos mafiosos.

Alianza Brasil, Paraguay y Colombia

Uno de los sicarios capturados en Colombia confesó que, en efecto, el atentado iba ser ejecutado en Asunción Paraguay, según el plan que inicialmente se urdió en Brasil, por parte de varios capos de ese país, socios de los paraguayos. El confeso delincuente relató que se realizó una primera “Vaca” de un millón de dólares, para que los sicarios se desplazaran hasta Asunción.

La última foto de Picci con su esposa, en la playa

Los investigadores lograron confirmar rastros y datos exactos de las reuniones y sus participantes, además de la forma como se movió la millonaria suma. Esa fase del plan incluía seguimientos durante varios días al fiscal antimafia PECCI en los despachos judiciales, su oficina y hasta su casa en la capital paraguaya, donde vivía con su esposa, la periodista CLAUDIA AGUILERA.

Uno de los capturados ya condenado, FRANCISCO LUIS CORREA, ahora convertido en testigo, confirmó la existencia del plan urdido en Brasil. El mismo hombre fue quien aceptó que fue él quien habría transportado las armas para asesinarlo en Cartagena, luego de que se abortara el primer intento.
Correa aceptó haber transportado el arma de fuego utilizada en el crimen y, tras ser capturado, haber amenazado a la fiscal del caso y juez de control de garantías que dirigieron las audiencias en las que fue imputado e ingresado en un centro carcelario. Foto: Policía Nacional
Francisco Luis Correa, sicario condenado

El confeso asesino dijo que “la vuelta”, como la denominan los mafiosos, cambió de planes porque PECCI contaba con un fuerte esquema de seguridad en su país, y porque, además, resultaba muy evidente que el magnicidio tenía origen en la mafia local. Fue en ese momento cuando las labores de inteligencia y seguimientos que le estaban haciendo a la víctima, arrojaron una información que les dio nuevas “luces”: Se enteraron que PECCI y su esposa iban a viajar de “Luna de miel” a Cartagena, lo que los hizo enrutar el plan hacia Colombia donde, según creyeron, era más fácil borrar los rastros.

Uno de los testigos relató que “En principio, pretendían que el crimen pareciera un robo cometido por delincuencia común, pero en los seguimientos no encontraron espacio, por lo que no les quedó otra alternativa que dirigir el atentando hacia el hotel donde estaba la pareja y por eso lo ejecutaron justo el último día de su estadía“.

Para esta nueva fase del plan, según los informantes, los capos paraguayos y brasileños tuvieron que hacer una nueva colecta millonaria, “Vaca”, que, igual que la primera, reunió un millón de dólares, que serían repartidos entre los nuevos sicarios.

Picci fue vigilado por sus victimarios en las playas de Barú

Las nuevas pistas: Tres capos y un enemigo común?

Expresidente Cartes de Paraguay

El Texto

La línea de investigación inicial, en búsqueda de los autores intelectuales del asesinato arrancó en Paraguay, más precisamente en la “Agrupación Especializada”, donde guardan reclusión personas de alta peligrosidad pertenecientes a diversas bandas criminales. Apenas 48 horas después del atentado, el 12/05/2022, una comitiva fiscal-policial allanó varias celdas de los que fueron o estaban siendo investigados por Pecci, buscando evidencias que los vincularan al crimen, según informaron los diarios paraguayos Ultima Hora, La Nación y ABC color, así como “El tiempo” y otros medios colombianos (1).

Entre las celdas que fueron objeto de dicho procedimiento figuran la del brasileño Kassem Moamad Hijazi (requerido por Estados Unidos por “lavado de dinero”, a donde tiempo después fue extraditado) y el colombiano Marcelo Raymond Díaz Vélez, aprehendido en el 2019 en Asunción, por un cargamento de 400 kilos de cocaína que había sido decomisado en la localidad de Cadete Pastor Pando, que dista a 160 kilómetros de la capital.

Según fuentes de la fiscalía paraguaya, Pecci había recibido amenazas de muerte de Hijazi, cuyo caso le fuera asignado directamente por el Departamento de Estado de los EEUU. Díaz Vélez, por su parte, era considerado un hombre importante en la jerarquía del narcotráfico, de acuerdo a lo publicado por el diario colombiano “El Tiempo” (2) y su rol habría sido establecer los contactos entre los mandantes del crimen y los autores materiales.

Los verdaderos autores intelectuales del magnicidio?

Este no fue el único operativo realizado en dicho reclusorio. El 10 de marzo del 2023, en coincidencia con la presencia del entonces fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa, en la capital paraguaya, se produce un segundo allanamiento, incautando celulares, computadoras y dinero en efectivo pertenecientes al narcotraficante paraguayo Jaime Franco Mendoza, a quien las investigaciones señalaban como uno de los principales sospechosos de haber ordenado la muerte de Pecci, según relato de ABC (3).

Franco, calificado por el subcomandante de la Policía Nacional de Paraguay como “uno de los criminales más peligrosos” (4) fue apresado en 2013 en Paraguay durante un operativo liderado por Marcelo Pecci y condenado por un juzgado de primera instancia a 11 años de prisión; fallo que fue apelado por el mismo Pecci, quien logró revocar la sentencia y elevar la condena a 18 años.

Pero no solo eso; Jaime Franco, estando recluido en la cárcel de Tacumbú (Asunción), en donde los grupos criminales se manejaban con total discrecionalidad, había montado un “laboratorio” que fraccionaba y “ensanchaba” cocaína para su distribución a través del “Clan Rotela” (recientemente desarticulado) y una “mesa de dinero”, que manejaba sumas millonarias en concepto de “intermediación” y “financiación” de grupos criminales.

Cárcel de máxima seguridad de Tacumbú, de Asunción

Tanto el “laboratorio” como dicha “mesa” fueron desmantelados durante una requisa encabezada por Pecci en octubre del 2020 (5), quien además obtuvo una orden del juzgado para que Franco sea trasladado a la Agrupación Especializada y que así sea sometido a condiciones más estrictas de reclusión.

Huelga decir que, para Franco, el fiscal asesinado en Barú es el causante de todos sus males. No solo ha sido el responsable de su captura, primero, sino también de haber elevado su condena, después, la que recién compurgará en el 2031, en lugar de recuperar su libertad en este 2024. Y por último, en lo que habría sido el detonante, también acabó con el lucrativo negocio que había estructurado en Tacumbú, en un procedimiento que a su vez derivó, a instancias de Pecci, en su traslado a un reclusorio en el que se redujo su capacidad de seguir operando.

Hay que decir, además, que Pecci no habría sido la única víctima fatal de las represalias tomadas a consecuencia de este operativo realizado en la cárcel de Tacumbú (Asunción-Paraguay), ya que también en el mismo año 2022 en que acabaron con la vida del fiscal, fue asesinado en el mes de junio, en plena celebración familiar por el día del padre, Oscar Daniel González Olmedo (5), quien al momento de aquella requisa era director del citado penal y que, según reveló públicamente la propia ministra de justica en ese entonces, Cecilia Pérez, fue quien brindó la información que permitió el procedimiento, según publicación del diario paraguayo Última Hora (5).

Las motivaciones de “Tío Rico”

Poco antes del segundo allanamiento practicado en la Agrupación Especializada, el 9 de febrero del 2023, Miguel Insfrán, alias “Tío Rico”, de nacionalidad paraguaya, era detenido en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil. Contra él pesaba una orden de captura internacional acusado de comandar una poderosa red de narcotraficantes, desarticulada como consecuencia del vasto operativo llevado a cabo un año atrás en el Paraguay, denominado “Aultranza py” (6), para luego ser deportado a su país a fin de comparecer ante la justicia. Y tanto la prensa paraguaya como colombiana lo presentaban como otro de los actores fundamentales de esta trama macabra.

La vinculación de Insfrán con el crimen de Pecci, en calidad de “corresponsable intelectual”, ya se manejaba desde varios meses antes. Según publicaban el diario Ultima Hora y otros medios (7), que a su vez citaban a medios de Colombia, en fecha 9 de agosto del 2022 “el cerebro” del atentado, Francisco Luis Correa Galeano, inculpó a “Tío Rico” en su declaración ante la fiscalía. Y el detonante de la sentencia contra Pecci, dice el citado diario, habría sido “la orden de captura contra cinco de los siete hermanos de Insfrán, emitida el 22 de abril pasado, cuando fue capturado el menor de ellos, Conrado Insfrán”. A esto debe agregarse los antecedentes del fiscal con Franco, brazo derecho y “compadre” de Insfrán.

Los primeros sicarios capturados en Colombia

Sin embargo, el dato más importante que podría explicar su participación en el homicidio por encargo es el proporcionado más recientemente por la radio paraguaya ABC Cardinal 730 am, en el programa que conduce la reconocida periodista Mabel Rehnfeldt, en fecha 16 /05/2024 (8). Según esta versión, que puede ser clave en las investigaciones, Pecci allanó en fecha 8 de octubre del 2020 el aeródromo Arrayán, cercano a la capital, que habría sido la vía de escape de un líder narco vinculado al “Comando Vermelho” del Brasil, Jorge Teófilo Samudio Gon­zález (alias Samura), quien fuera liberado durante un operativo sangriento, perpetrado por un grupo comando cuando era trasladado de una sede judicial al penal en el que estaba recluido.

En dicho allanamiento, el fiscal procedió a la incautación de 8 avionetas utilizadas presuntamente para el tráfico de drogas, que las devolvió a sus propietarios a pedido de la DEA y la SENAD, organismos antidrogas de EEUU y Paraguay que ya investigaban a Miguel Insfrán, dueño real de las aeronaves que estaban a nombre de otros, pero lo hizo colocando en ellos una trampa letal: Dispositivos de seguimiento (GPS), considerados fundamentales para el éxito del operativo “Aultranza py”, que desarticuló la vasta red de traficantes liderada por Insfrán y que posteriormente derivó en su encarcelamiento.

Pavao, otro de los “irritados” con Pecci

Si de motivaciones se trata, otro de los que consideraba a Pecci como la expresión de sus desgracias es Jarvis Chimenes “Pavao”, conocido como “El barón de la droga”, de nacionalidad brasileña. Un peso pesado del narcotráfico que construyó parte de su imperio desde Paraguay proveyendo cocaína a la zona sur del Brasil y luego se expandió a otras.

“Pavao” fue apresado en el 2009 y recluido primero en la Cárcel de Tacumbú en Paraguay, y fue el Fiscal Marcelo Pecci quien obtuvo su condena a 8 años de prisión, en el año 2014. Años después, en el 2016, por decisión del entonces presidente del Paraguay Horacio Cartes, fue trasladado a la Agrupación Especializada, luego de que se encontrara un kilo de dinamita gel en Tacumbú, en un lugar cercano a la celda de “Pavao”. Según reportó el diario Ultima Hora (9), “tras el incidente se ordenó el traslado del barón de la droga, pero existieron llamativas actuaciones que impidieron que el mismo saliera de Tacumbú, por lo que fue destituida la ministra de Justicia, Carla Bacigalupo”.

En la Agrupación Especializada “Pavao” se hizo amigo de Jaime Franco, a tal punto que en cierto periodo tuvieron el mismo abogado, así como del colombiano Marcelo Díaz. Tanto Pecci, como el presidente de la república de la época, Horacio Cartes, cumplieron un rol destacado para concretar lo que el capo mafioso buscaba evitar a toda costa: Su extradición. Esta se concretó el 28 de diciembre del 2017 -durante el gobierno de Cartes- y a partir de entonces se halla recluido en una cárcel brasileña de máxima seguridad, donde deberá cumplir otra larga condena de 17 años y 8 meses” (Hasta acá el texto mencionado)

Una última “Vaca” para acusar a un inocente?

Las autoridades también sospechan que los capos detrás de este crimen, habrían hecho una tercera “Vaca” millonaria, esta vez para desviar la investigación. Primero, intentando que la responsabilidad no recaiga sobre sus nombres y, segundo, para darle un perfil más político al tema. Para tal efecto, uno de los capturados ofreció dar detalles sobre los autores intelectuales, señalando nada menos que a un expresidente de Paraguay, HORACIO CARTES, a quien se le conoce en su país como uno de los funcionarios que más ha atacado a los capos del narcotráfico, incluso impulsando extradiciones.

Entre las versiones que han surgido, está la del capturado FRANCISCO LUIS CORREA, el mismo que confesó que llevó las armas para el crimen. De este delincuente se dice que “ha venido confesando con cuentagotas”, por lo cual hay dudas sobre su testimonio, especialmente por la forma como entregó el nombre del expresidente CARTES. Llama la atención que esta versión, la hizo después de más de cinco largas diligencias anteriores en las que no mencionó a nadie distinto a los ya conocidos. Por qué razón no lo dijo desde un principio, lo cual le hubiera significado más beneficios judiciales?

El expresidente Cartes, víctima de un Falso Positivo Judicial?

Los investigadores de agencias internacionales, incluso las estadounidenses, han tratado de que CORREA entregue detalles y pruebas sobre ese último tema, pero su colaboración ha sido considerada prácticamente nula, en el entendido de que sus declaraciones son ambiguas.

Para las mismas autoridades, esta súbita declaración podría tratarse de una retaliación de los mismos jefes narcos , pues durante el mandato presidencial de CARTES, entre 2013 y 2018, el exmandatario envió tras las rejas a estos capos, al tiempo que a otros los extraditó a Brasil, dando duros golpes a esta organización que reunía criminales de alto perfil.

El expresidente ha negado cualquier tipo de señalamiento. Lo atribuye a un montaje en su contra,. al tiempo que su abogado, PEDRO OVELAR, ha manifestado a varios medios de comunicación que las afirmaciones de CORREA GALEANO “No son suficientes para probar absolutamente nada y que quien cobró dinero para matar podría estar también incentivado para mentir”.

Agregó que no existen pruebas y explicó que su cliente nunca ha sido investigado por este magnicidio, ni la familia, ni allegados, ni empresas: “El expresidente de la República nunca tuvo ningún inconveniente con el fiscal Marcelo Pecci”, dijo el penalista defensor.